Cámara Badajoz

La economía española mantiene su fortaleza en el tercer trimestre y podría terminar el año con la tasa de paro más baja desde 2008

La economía española mantiene su fortaleza en el tercer trimestre y podría terminar el año con la tasa de paro más baja desde 2008

La Contabilidad Nacional Trimestral publicada por el Instituto Nacional de Estadística, correspondiente al tercer trimestre de 2017, muestra el mantenimiento del crecimiento del PIB de España en el 3,1% interanual, tasa similar a la del trimestre previo. Esta evolución consolida la senda de dinamismo que viene registrando la economía española desde hace ya varios años.

 

Con respecto al trimestre anterior, el avance del PIB fue del 0,8%, tasa una décima inferior que la registrada de abril a junio (0,9%). Se mantiene el diferencial de crecimiento con respecto a la zona euro, cuya tasa mensual de crecimiento también se redujo una décima respecto al trimestre previo, situándose en el 0,6%

 

La demanda interna es la protagonista destacada del avance del PIB en el periodo, mientras que la contribución del sector exterior se ha reducido, consecuencia principal del mayor vigor importador.

 

Esta evolución favorable ha propiciado que el mercado de trabajo mantenga la solidez de trimestres previos. El empleo creció en el tercer trimestre un 2,9% interanual, tasa similar a la del segundo trimestre, lo que supuso más de 500.000 empleos creados durante el último año (en términos de empleo equivalente a tiempo completo). Esto es, la mayor parte del pulso de la actividad se consigue trasladar al mercado de trabajo, por la vía de la creación de empleo.

 

Perspectivas

 

Según las previsiones de la Cámara de Comercio de España, el contexto inmediato se caracterizará por cierta desaceleración del comercio mundial, a lo que se añade la inestabilidad territorial interna durante esta última parte del año, lo cual podría tener incidencia en el crecimiento del último trimestre, aminorándolo ligeramente. De este modo, el avance previsto del PIB para el conjunto de 2017 podría situarse en el entorno del 3,0%.

 

Este escenario de suave ralentización podría restar alguna décima a la trayectoria de la creación de empleo, aunque con la campaña de Navidad en ciernes, el impacto sería muy moderado. La Cámara de España espera un crecimiento del empleo para el conjunto de 2017 próximo al 2,8%, lo que se traduciría en cerca de 490.000 nuevos empleos equivalentes a tiempo completo durante el ejercicio. En este escenario, la tasa de paro de la economía española podría cerrar el año por debajo del 16% por primera vez desde el año 2008.

 

Si bien el comportamiento de la economía española durante esta última parte del año continúa siendo positivo, de prolongarse en el tiempo la incertidumbre interna, el impacto sobre el crecimiento del próximo año podría ser significativo. Esta situación, junto con los síntomas de cierto agotamiento en el contexto internacional, determinan la previsión de crecimiento del PIB nacional para 2018 en el entorno del 2,4%, según la Cámara de España.

 

Por ello, la continuación por la senda de crecimiento económico y creación de empleo exige retomar la normalidad de la situación en Cataluña, la disposición de unos nuevos presupuestos generales del Estado y alcanzar los consensos necesarios en relación con determinadas reformas estructurales en ámbitos como la financiación autonómica, el sistema de pensiones o el funcionamiento de las Administraciones Publicas, capaces de contribuir a aumentar la productividad y competitividad de nuestra economía.

 

Motores del crecimiento

 

En este tercer trimestre se ha registrado un incremento de la aportación al crecimiento de la demanda nacional, en detrimento de la aportación que venía realizando la demanda externa, que, si bien se mantiene positiva, se ha reducido sensiblemente (aportación de la demanda externa de 0,4 puntos en el tercer trimestre frente a 0,8 en el trimestre previo).

 

Este comportamiento de la demanda externa se produce a pesar del favorable comportamiento de las exportaciones (4,9% de crecimiento interanual en el tercer trimestre frente a 4,4 en el segundo), ya que las importaciones han experimentado un sensible incremento del 4,0%, cuando en el segundo trimestre crecieron a una tasa del 2,3% interanual.


Por el lado de la demanda, el crecimieno del consumo de los hogares fue similar al registrado el trimestre anterior, crecimiento del 2,4%. Pero la mayor aportación al crecimiento de la demanda nacional viene determinada por un comportamiento muy dinámico de la inversión durante este tercer trimestre de 2017, sobre todo de la formación bruta de capital en bienes de equipo, magnitud que registró un crecimiento del 6,3%, cuando el trimestre previo no alcanzó el 4%.